El origen y significado del nombre “Vanesa”

· Etimología
Authors

Proemio

Hete aquí una versión en idioma español de mi artículo titulado Origins of the Name “Vanessa”.  No es una traducción palabra por palabra, por ejemplo, la poesía al final quedará afeada si así fuere.  También podría ser, que algunas diferencias entre los dos textos se anularán por considerar partes de la versión en español mejor redactado que su equivalente en inglés.   Este artículo, por el momento, ofrece lo básico, los argumentos para sostener la etimología se agregarán después.

¡Conocer el significado del nombre Vanesa, del cual el Internet está repleto de información contradictoria, falsedades, y plagios!  Les digo ahora, Vanesa no quiere decir mariposa, por tener este volador su nombre, gracias a Vanesa.  Vanesa no puede tener su nombre por la diosa griega, Phane(s)sa, por que ella nunca existió, salvo en la imaginación de él que dio este nombre a otro especie de mariposa.  Se dice que la palabra, que mucho me gusta, fue acuñada por Jonathan Swift.  Puede ser así, pero un nombre de cariño para Verónica, Venissa, o Venisse, existió en inglés 400 años antes.  Hasta si es cierto que debemos la palabra nueva a Swift, quisiéramos saber algo más interesante que es parcialmente el apellido Vanrigh, que, por su origen holandés, y por un artículo en la revista TIME hace muchos años ya, debe haber sido algo feo de pronunciar; más “esa”, del nombre Ester.  No sólo suena despectivo decir “Esa”, pero, como vamos a mostrar en el momento oportuno, es denigrante en otros idiomas.  Entonces, con el fin de dar brillo y verdad a un nombre bello, junto con un toque de nuestras propias investigaciones etimológicas, les damos una explicación de todo que nunca habrá imaginado sobre esta gracia.

Primera descripción del significado

La alcurnia de la palabra Vanesa, salvo para los malquerientes, como mínimo, sugiere alguien noble; en la cima, divinidad; y en el punto medio, dedicación a todo que tenga que ver con uno de estas dos descripciones.  Asimismo, el nombre sugiere tanto luz como amor, y veremos las razones para dar verosimilitud a nuestra tesis.   Hay cosas de las cuales Jonathan Swift tuviera que estar enterado, por lo menos remotamente, en el momento de crear la palabra, que se quisiera atribuir a él.  Hasta algún momento temprano en el siglo veinte, la educación universitaria de los países anglosajones exigió conocimientos del latín, griego, y muchas veces, hebreo.  Si rastreamos hasta sus raíces semíticas la segunda parte del binomio holandés-babilonio – una manera de acuñar palabras formalmente prohibido – el nombre significa “desde una estrella”.  Si aceptamos la posibilidad del contacto con una forma anglonormando, podemos hasta pensar que el sentido sea “desde una estrella victoriosa”.  Más aún, vamos a sugerir, con pruebas a base de principios elementos de etimología, que el nombre dice El Señor es clemente”.  Estas posibilidades no necesariamente se contradicen, como trataremos de demostrar aquí.

Como llegamos a nuestras conclusiones

Unos años atrás, en nuestra búsqueda por la etimología del nombre Vanesa, encontrábamos nada más que unas pocas líneas que atribuyeron el origen al escrito Jonathan Swift, o a una forma del nombre Verónica.  Un sitio del Internet, en francés, sin detalles, hizo referencia a una Santa Vanessa.

Nunca estamos contentos con tamaño falta de explicaciones, y después de varios años, no pudimos contenernos más; y, primero, aplicábamos nuestra imaginación al tema, y investigábamos otra vez por Internet, para dar respaldo a los lineamientos de nuestro pensamiento – este vez con más éxito.  Algunos de nuestros ideas ya habían ocurrido a otros; algunos nuevas aparecieron, sin el respaldo lógico necesario, y quedamos, todavía – por lo menos, así lo esperamos, con algo original.  Tratamos de sintetizar todo en un concepto único.

  1. Recordamos que existe una palabra, que significa, “dedicado al templo”.  Nos equivocamos, y buscamos en un diccionario griego – español.  [Pabón S. de Urbina, José M., y  Echauri Martínez, Eustachio [Barcelona: Spes, 1944]] y encontramos lo más parecido, un grupo de palabras relacionadas, que se podría pronunciar “fanés” y “fanós”: φανήης y φανός, con significados de un verbo que quiere decir “hacer brillar”, “dar luz”, “brillar”, “lucir”, “aparecer”, y mucho más, según la forma del verbo, en el primer caso, y “claridad”, “luz”, resplandor” o en otra forma, “linterna” o “farol”.  En español, dio origen a la palabra “fanal”. y “epifanía”.  De cualquier modo, el verbo y los sustantivos están relacionados entre sí.
  2. Sólo quedó el problema que hemos buscado en el idioma equivocado.  Y tampoco fue necesario usar un diccionario así, por haber encontrado la información que quisimos verificar en un diccionario del idioma inglés, con explicaciones sobre el origen.  No obstante, para mayor seguridad, ya hallamos en un diccionario latín – español [Barcelona: Spes, 1950], “fanum”, o sea, lugar consagrado, templo, y un derivado, “fanaticus”, cuyas definiciones no iban suficientemente al grano. Después, buscamos tanto las formas griegas como latinas en obras de mayor envergadura, por decirlo así.
  3. Buscamos todo sobre el nombre en el Internet, donde había datos nuevos, como, p. ej., que el nombre significa “mariposa” – que no es posible – por tener el mariposa “Vanessa” su nombre por un científico que, aparentemente, se equivocó, al pensar de un diosa no existente llamado Phanesa, aunque había un dios “Phanes”.  De cualquier forma, la mariposa recibió su nombre después de la mujer a quien Swift llamó así.
  4. Tomamos en cuenta que en los idiomas indoeuropeos, la “s” puede cambiar en “r” o “d”, y que la “r” o “s” pueden cambiar a “t(h)”.  Compare “sur”, sud”, y el inglés “south”.  Compare la palabra para un color: en alemán – “rot”, el inglés – “red”; a su vez, la apariencia de la “s” y “t” juntos, en la palabra de la misma fuente: “rust”, todos relacionados con el latín “russus”, “rojo”, que viene de la misma raíz, con una explicación más complicado, pero irrelevante para nuestros propósitos.  Eso nos da dos nuevos caminos de investigar, la combinación, con vocales a elegir, de VNR, y de VND, sin olvidar otras posibilidades de VNS. La “v” se puede cambiar por “f”, la “s” por “c”, “z”, or por el cambio de consonante en idiomas del grupo satem hasta el grupo centum, podría ser “k”. También ocurre que una “r” desaparece completamente, por lo tanto, incluimos la palabra “Verónica” como un posible precursor de “Vanesa”.
  5. Palabras sugeridas por la técnica explicado en el párrafo anterior son: “venerar”, “Venus”, y hasta podemos corroborar que “fanes” debe ser correcto tanto en griego como en latín.
  6. Tuvimos que verificar que el significado de los raíces indoeuropeos son iguales para todos los resultados válidos, p. ej., descartamos “venid” o “venoso”, por ser una forma de un verbo que dista mucho de lo que estamos buscando. Tenemos 3 grupos, de los cuales mostramos el origen de todo: el grupo griego: “bhā-“, en uno de sus dos formas, justamente quiere decir “brillar”; del latín, vía “fanum”, “dhēs-“, que nos da palabra de un sentido religioso, aunque la primera letra sea “f” o “t” como en “feria” o el prefijo “teo-”.  Del grupo que comienza con “v”, tenemos una colección interesante que tiene que ver con deseo, derivado del raíz “wen-“, que incluye “venerar”, “Venus”, y “Venecia”.  Estas últimas dos tienen un sonido muy parecido a aquel de “Vanessa”.  Por difícil que pueda ser creer, existen palabras formados con “v” en los idiomas modernos de Europa, tanto de “dh” como de “bh” y “w”. También vale la pena destacar que la raíz “wen-” nos da las palabras suecas y noruegas vän, venn, y sus femeninas, väninna, veninne, o sea “amiga”. Se dice que J. Swift posiblemente tuvo conocimientos de un poco del idioma sueco. Fijése que parecidas son la prosodia de las palabras “Vanessa” y “vaninna“.
  7. El nombre de Verónica parece tener 2 etimologías, del cual uno no explica su origen, en que se dice que viene de una mujer bíblica que dejó a Jesús limpiar su cara en una tela, lo que nos dio, lo que se llama en latín, un verus-iconus, una imagen verdadera.  O sea, parece que antes de esta obra de caridad, ¿la mujer tuvo otro nombre?  Optamos por phero-nike – es decir, victoria alada, en griego. Dista mucho de lo que buscamos, pero quizás se puede usar.
  8. Que el nombre “Venisse” fuera una versión de Verónica será muy difícil de probar por nuestros medios.  Las fuentes no dan referencias.  Una búsqueda por el Internet mostrará que la palabra existió en tiempos antes de Cristo, como el infinitivo perfecto del latín “venire”, “venir”, lo que haría más difícil aún cualquier intento de determinar el primer uso de este nombre, si es el caso que una vez existió.
  9. Encontramos fuentes serias que indican que el nombre de las mariposas remota, por lo menos, al Jonathan Swift, si no a la palabra “Phane(sa)”.
  10. Para unificar nuestras ideas, imaginemos como se podría hacer con los conceptos de luz, alas, victoria, estrella o sol, y dioses nombrados por los cuerpos celestiales.
  11. La conclusión por estas y otras consideraciones es que hay que considerar el origen de la palabra principalmente por el lado de seres supremos reconocidos en la bóveda del cielo.
  12. Sacamos nuestra propia conclusión, a base de reglas de etimología, de que la palabra se podría explicar no por los seres adorados por los paganos, sino por el Dios de la Biblia, a través del nombre Juan, que hemos mostrado por un gráfico en nuestra página en inglés, que pronto aparecerá en una versión en español aquí.

Reunimos todos estos conceptos en la imagen que aquí se muestra. Haga “clic” sobre la misma para verla bien.

Chart showing known and presumed origins of the name "Vanessa"

Raíces reales y propuestas para el nombre “Vanesa” – bilingüe, en español e inglés.

Por todo lo indicados arriba, en síntesis, diríamos que la palabra “Vanesa”, al unir todos los conceptos, significa algo como: La Victoria de Dios clemente, representada en el cielo por una estrella.

Y aquí mostramos unas versiones del nombre “Juana” en otros idiomas.  Incluimos “Vanesa” como un hipótesis.

Ivanamrk

Formas de la palabra “Juana”, derivado del nombre hebraico de Dios, mostrando transformaciones entre las letras “Y”, “I”, y “J”, pronunciado “G(i)” en italiano, parecido al “J” de inglés, y la “Y” rioplatense.

 

Compare las tablas en la versión en inglés, que da la presentación de una forma distinto.

Conclusión

Nuestra declaración sobre el significado necesita un poco más de explicación, pero, por el momento, la dejamos así, y aquellos que puedan, se remite a nuestra página sobre el tema en inglés.

Será interesante ver cuantas personas llamada Vanesa o Vanessa lean este artículo, y de que país, y quizás de que edad, ellas son.  Esta pequeña encuesta no permitirá sacar unas conclusiones no disponibles de esta forma en otra parte.

26 de julio de 2015.

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

%d bloggers like this: