El Café Tortoni y el Imperio Británico

· Historia
Authors

Prólogo

De una forma u otra, el nombre Guinness es reconocido mundialmente, o por un anuario de records, o por una bebida; y en el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte, por una familia ilustre.  Menos conocido será el hecho que estas tres maneras de reconocimiento del apellido, se relacionan entre sí.  Al otro lado del Atlántico, en otro hemisferio, casi al  antípoda de Japón, en una megalópolis  circundado por una provincia del mismo nombre, Buenos Aires, queda un café de fama suficiente, para que sea paradero obligatoria hasta para presidentes visitantes de los Estados Unidos, ni hablar de los turistas, que por frecuencia en las calles porteñas pidan saber cómo llegar allí, al Tortoni.  Aparentemente, ahí no se sirve hoy en día ninguna marca de cerveza irlandesa, pero el Tortoni y Guinness tenían algo en común.

Temas principales

Advertencia necesaria

De este hecho, se trata el relato siguiente, el cual, según las normas de su autor, debe ser historia pura.  Los hechos declarados como tales, salvo por error de las fuentes consultadas, o errores de trascripción, son verificables, y nuestra bibliografía está en la versión inglesa de este artículo.  No obstante, por restricciones impuestos por derechos de propiedad intelectual, se indica algunas verdades por vía indirecta.  Por ejemplo, por las maneras extrañas de indicar resultados en un motor de búsqueda, él que este escribe, leyó que no se puede mencionar la palabra “Guinness”, por lo que fue entendido, en referencia a alguna bebida.  ¡Bueno!  Antes de terminar la escuela primaria, el escribiente también  hizo el descubrimiento fantástico, que no se puede impedir que alguien diga o escriba el nombre de otro. ¡Claro está, que no se habla de falsificar firmas!  ¿Qué hacer, entonces?  No se puede recomendar la marca que no se puede mencionar, parece, pero hacemos referencia a las familias con el apellido que se asocia con el tema del artículo a la vista del lector. En el mismo sentido, se lamenta no poder ilustrar mejor la obra.  La ley protege a los derechos del autor por hasta 100 años después de su muerte.  Las pocas imágenes disponibles que dicen ser libres de derechos, no necesariamente cumplen con los requisitos.  Algunas imágenes incluidas deben, se espera, cumplir con las cláusulas de uso legítimo.  Por tal razón, pueden haber sido distorsionado o modificado, de tal manera de no confundir con los originales, o se presentan en la manera que usen los sitios de web de filatelia y afines. El artículo no puede dejar al lado consideraciones políticas, pero no es para hacer argumentos a favor o en contra de posiciones determinadas.  La moda  políticamente correcta es de ser anti-imperialista  hace muchos años ya.  Pero se puede preguntarse, ¿cuántas españoles fueron a favor de un imperio en el momento de poseerlo?  Pero, ¿cuántas de estos españoles se hubiesen quejado del imperialismo francesa o inglesa?  Siempre llega el momento en que un imperio se cae por su propio peso.  Con respecto a los movimientos revolucionarios, ¿no fueron las insurgencias más insignes durante la época de las monarquías? Fíjense, una vez conseguido una democracia, por malo que sea, la ley exige que la forma de gobierno sea respetada, bajo riesgo de ser juzgado por ser anti-democrático   Así es que, éste no es el lugar de reivindicar el derecho de recuperar Gibraltar, o las Malvinas, y tampoco es el lugar de debatir si los Unionistas o los miembros de la Ejército Republicano Irlandesa son aquellos que deban prevalecer en Irlanda del Norte.  Para poder argüir sobre estos puntos, un poco más de libertad de expresión es necesaria. No obstante, sin faltar a la verdad, hete aquí, un poco de historia agregado a la historia, valga la redundancia. Hacen falta unos retoques, sabemos.
.

En Buenos Aires – Presentación inicial del nexo Tortoni – Guinness 

El populismo imperante en la Argentina no deje a sus politiqueros ver algunas joyas de información que sirvan para la propaganda a largo plazo, en lugar del piquete del momento.  (Si ve este artículo en un futuro lejano, se refiere a un fenómeno identificado con él era Kirchnerista de Néstor y su esposa, Cristina Fernández, si bien ya comenzó  bajo Carlos Saúl Menem.  ¡Que no se ofenda nadie! Con politiqueros populistas se refiere a la gente que raras veces, o nunca, tenga sus nombres en los medios, y si al caso no fuera así, estas personas serán olvidadas dentro de una década, si no  dentro de un lustro.  Fracasan por ofrecer unos lemas trillados, opiniones exageradas, y programas que aquellos en el gobierno sepan implementar de una forma más amena.) Me refiero específicamente al Café Tortoni de Buenos Aires, atacado por desconocidos o no, en los últimos meses de 2012.  Un verdadero imán para los turistas, aquel día no pudo haber pingües ganancias sujeto al tributo que tanto necesitase el erario público.  ¡Y nada de propinas apetecibles para sus camareros!  Mientras se protesta a favor del derecho a trabajo, ¡también se abogue para que se huelgue!  ¿O huelga decirlo? Tampoco tuvo el ataque algo que ver con Peronistas que todavía guarden rencor con el famoso escritor argentino nunca premiado con un Nóbel, o sea, Jorge Luis Borges.  Menos relación aún tenía que ver con unos airados que se protestasen  en contra de Alfonsina Storni, poeta y precursor – o impulsor – del feminismo argentino.  Estos dos escritores, entre otros, fueron más bien visitantes que clientes del café de marras, tolerados como una manera de atraer la clientela consumidora. Igual, fuera de las aulas, ¿quién conoce a Storni?  Pero con decir que fue feminista, tendría un buen número de seguidores. No vale la pena hurgar demasiado en las causas del ataque. Algo que se denomina la Justicia se encarga de cosas así.  Más importante, hay motivos para mencionar tres sucesos que pasaron un poco más tarde en el mismo año de 2012.  Había saqueos en supermercados por todo el país, destrozos en la avenida principal de la nación – del cual se habló más de restaurantes multinacionales que de las víctimas nacionales; y condenaron a Jaime Smart, antaño Ministro de Justicia de la provincia de Buenos Aires durante el gobierno militar que se instaló en 1976.  La violencia se menciona para ponerla en su contexto.  Había una famosa casa de indumentaria masculina “James Smart” en la peatonal Florida una vez, y el nombre existió todavía en otras partes en el momento de redactar este texto.  Se fundó en Londres en 1851, y en Buenos Aires en 1888.  Queda por establecer si Jaime es descendiente de James.  Lo mencionamos por dos motivos.  Primero, antes de ascender Menem, después de una congregación de Peronistas en la Plaza de Mayo, también había una gran cantidad de destrozos en la Avenida de Mayo – no lejos del Tortoni – y saqueos en la ya desaparecida tienda de indumentaria masculina Modart.  O sea, nadie fue atacado por trabajar para un gobierno militar que  quitó derechos humanos. Nadie se embistió con la tienda,  aunque no sea por más motivo una equivocada conclusión sobre el dueño de las tiendas Smart.  Nadie atacaba por la calidad de la ropa – y Smart vendió calidad – como tantos otros negocios de Buenos Aires nunca atacados, pero con nombres que hacen pensar del Reino Unido: Hamilton-Row, Burlington, Glenmore, sin mencionar negocios que no venden calidad, y el nombre inglés no es más que un nombre de fantasía.  Nadie atacó por el apellido inglés del comerciante – y menos de 10 años antes, la Argentina había luchado contra el Reino Unido.  Ni lucharon contra el empresario por usar un tipo de escudo real. No repetimos la historia del café, ya que se encuentra en otras partes.  En su lugar, agregamos a la historia.
.
Llegó de Francia un señor Touan, que da el nombre a un café por uno denominado igualmente en la Boulevard des Italiennes en Paris.  El establecimiento terminó en las manos de un pariente, Celestino, o Celestin Curutchet, padre de 6 hijos.  La primera, María, murió pronto, sus hermanos fueron Severina, o Severine Macelle, Mauricio, Pedro Alejo, Marcel, y Gabriel.  Se puede ilustrar según el gráfico siguiente. Para aquellos no acostumbrados al estilo, los círculos indican un lazo por matrimonio, y los nombres superiores o inferiores indican ascendencia o descendencia, según al caso.  Hoy en día se usa el símbolo “=” para matrimonios, pero en la época de que se trata, será una falsificación de la historia insinuar tanta suerte para la esposa. image001a Los únicos datos completos en el diagrama presentada son a partir del matrimonio Curutchet – Arriçanuthurry, sus hijos (sin contar los matrimonios de ellos, salvo por Severina), y los hijos de Guinness – Curutchet.  Habrá que destacar que María Larrive se casó  con Jean (Juan) Touan como viuda, él es el dueño del café donde trabajaba su hijastro, Juan Pedro, cuñado  de Celestino Curutchet. O sea, Curutchet consiguió ser dueño por lazos familiares.  En una escala mayor, es lo que hicieron los Guinness para escalar hasta su fama actual. Para aquellos que no conozcan la pronunciación correcta, la “g” es como aquella en la palabra inglesa “orange”, o come la unión de  la letra “d” con el sonido de la “j” francesa.  En cualquier caso, se dice, aproximadamente, “dyefri”. La segunda parte se dice “güvín”. Antes de que Geoffrey apareciera en el escenario, todos los apellidos mostrados arriba son de vascos franceses.  Se puede imaginar que se conocieron otros de su comunidad, por ejemplo, el estanciero Guillermo Sere, a la fecha escrito tanto “Seré” como “Sère” dentro del artículo correspondiente en Wikipedia.
. No tenemos datos sobre como Geoffrey y Severina se encontraban, pero en aquella época, la Argentina estaba entre los 10 países de mayor prosperidad en el mundo. Las malas lenguas dirían que fue una colonia  británica. Que algún escándalo bancario existió entre los dos países, no se puede negar, pero no es el tema.  O si lo es, también se trata de un imperio – el de la banca internacional, y entonces, sí es parte de nuestra narrativa. Se puede dudar que un vasco francés se vistiera a la inglesa, comprando sus trajes en el local de James Smart.  Más probable es que su establecimiento contaba con artículos de bazar comprados en Wright, a solo veinte metros del café.    Pero sí es posible que el Sr. Guinness pasó por la casa de indumentaria masculina que acabamos de mencionar, para comparar precios con aquellos de la madre patria, si no para comprar.  Algún dato de su presencia en Buenos Aires debe existir en los diarios de la época, principalmente el diario de la comunidad de habla inglesa, el Buenos Aires Herald.  Hay motivos para pensar que La Nación también podría aportar datos.  Por falta de los recursos necesarios, el que este escribe, no va a poder avalarse de ellos.
. Sólo para recordar los buenos tiempos pasados de Buenos Aires, arbitrariamente entre 1900 y 1930, se construyó el primer sistema de trenes subterráneas por entonces (con carteles que indicaban el nombre de la estación, desde Offenburg, Alemania, y vagones de Bélgica).  El tráfico aéreo todavía no existió, pero buques de línea se amarraban en esta ciudad portuaria.  La guerra de 1914 a 1918 afectó la ciudad; consideremos el caso de Nicolás Mihanovich, empresario croata con intereses en la Argentina.  Como Croacia fue parte del imperio Austro-húngaro, Mihanovich fue obligado de vender.  Su empresa fue comprada por un caballero inglés, que por fraude con su línea de naves, además de un pequeño castigo carcelario, renunció sus títulos de nobleza.  La piratería no necesita que se tomen los barcos de otros,  ¡basta con vaciar a su propia empresa, pagando dividendos a amigos, de una firma ya en quiebra! También, en el segundo mes de la guerra, según la crónica, “la nave más fina en la ruta hasta América del Sur”, estaba en del puerto de Buenos Aires, lo que se denominaba un nuevo superbuque de línea, el Cap Trafalgar, con salones revestidos de un lujo igual de aquello se hallaba en las salas del palacio imperial de Potsdam, aunque el barco contaba  solamente con el tercio del tonelaje del hace poco antes hundido Titanic.  No pudo este huésped de distinción llevar pasajeros a Europa, porque el capitán Julius Wirth tuvo que prepararse para la lucha contra otros imperios.  En septiembre, el Cap Trafalgar, con Wirth a bordo,  fue hundido por un Capitán Grant del Carmania.  El relato que el autor del presente vio, no explica como los sobrevivientes, en aquel momento cerca de Trinidad, iban a descansarse por un largo rato en Buenos Aires.  Pero tuvieron la suerte de no estar encarcelados como los del segundo nave Graf  Spee tres décadas después. Diez años después del incidente con Wirth, otra nave, la Vestris,  que comerciaba entre Liverpool, Nueva York, y Buenos Aires, con pasajeros tales como el agregado militar japonés en Buenos Aires, el mayor Yoshio Inouye, y su señora;  William W. Davies, corresponsal norteamericano para el diario La Nación, de la misma ciudad; sin hablar de la gente que no fascinen a los cronistas, estaba por navegar hasta Buenos Aires.  [1]   Por motivos no perfectamente claros, también este barco iba a dar barreno, pero queda establecida la importancia del puerto porteño, y del país que se gobernaba desde ahí. Regresamos ya, a los datos del gráfico.  Celebró Severina sus nupcias con Geoffrey Gwynne Guinness, en 1886.  Al contrario del uso contemporáneo argentino, ella adoptó el apellido del marido.  Compartieron opiniones de conservadurismo.  Por 1909, Severina se queja de que los diarios exageraban los hechos violentos en Buenos Aires, y después, se lamenta que por una huelga de carteros en París, los franceses estaban enseñando a los argentinos.  Geoffrey, por su parte, hizo hincapié en que para él,  los republicanos en la guerra civil fueron, correctamente entendida, comunistas.

Observado lo anterior, se puede comenzar la segunda fase de nuestra historia.
.

Importancia de los Guinness, y resumen de lo presentado.

Por el título de los fuentes, habrá de creer que Geoffrey Guinness figura o, como un par de Irlanda, y por ende, del Reino Unido, o, por lo menos, un hombre de la alta clase media, miembro de un grupo selecto, llamado “gentry” que se adueñara de la mitad de las tierras del Reino Unido, y no tenía necesidad de trabajar, por poder vivir de sus rentas. Tenía parientes, que definitivamente pertenecieron al grupo más elite. Tal dignidad remonta aproximadamente al año 1600.  Su comarca fue cerca de Dublín, mas precisamente, un pueblo llamado Stillorgan.  Uno de los ancestros estableció un banco, y veremos que Geoffrey no se alejó del mundo de finanzas, como tampoco, uno de los hijos.  De cualquier modo, figura entre los datos de los pares por un pariente.  Wikipedia no hace más que nombrarlo, sin concederle una biografía propia. Para interrumpir el narrativo por un momento, veamos lo que tenemos.  Un edificio, a cerca de la mitad de la distancia entre dos símbolos republicanos: la Casa Rosada (Palacio de Gobierno Federal) por un lado, y al Congreso al otro extremo.  Y ahí vivió una señora, de descendencia vascofrancés,  que se ligo por enlazamiento matrimonial, aunque en grado menor, con la realeza británica.  Es un dato verificable, al trazar la historia de los dueños del Tortoni, con la información en línea sobre los Guinness en la obra trascendental sobre las familias de nota en el Reino Unido, Burke’s Peerage.  Y relatamos cualquier otra pepita valiosa de información relevante que encontramos.  Pero fijémonos – no fue por este nexo con Gran Bretaña e Irlanda de Norte que  vándalos  dejaron sus huellas en el Tortoni en 2012.   Y tampoco habrá motivos hoy en día.
.

¿Y se comieron perdices?  [Geoffrey Gwynne Guinness]

Podemos preguntarnos, si esta alianza no hizo de Geoffrey, una persona non grata para su familia, que se casó por debajo de su nivel.  Además, es una boda entre un protestante y una católica, en una época en que hasta con sanción eclesial, siempre dejara un tufo de escándalo.  Quizás alguien pueda aportar las correcciones necesarias, antes de que él que este escribe no esté más en el escenario. Al final, se trata de una familia muy reservada, menos en el caso de algunas nenas que aporten una cuota de escándalos a la prensa amarilla.  ¿Y quién sabe si Geoffrey, el invisible, no hizo más para la familia que sus miembros que daban la cara como testaferros, acaso?  De cualquier modo, la boda probablemente aconteció en Irlanda, donde el Mister Guinness pudo pavonearse con su novia en las propiedades y mansiones de su familia.  El señor Curutchet, como hábil negociante, seguramente habrá aprobado. Ahora, examinemos los datos de un censo del año 1901.  Cuando se los mirase por la opción de ver todos los detalles, dan la profesión de Geoffrey como un exportador de lo que se entiende como ganado.  No hay garantía de la exactitud  de esta traducción, la palabra inglesa “stock” también se refiere a culatas de varios instrumentos, caldo, acciones, material rodante de ferrocarriles, existencias de materias primas o otras, y varias posibilidades menos probables.  Descendencia de su ganado podría estar pastando en las dehesas sudamericanas hoy en día, si no en un “feedlot”.  Claro, no vale la pena una prueba de ADN para verificar esta suposición.

.

Una familia anglófilo

Nuestros fuentes, bastantes poco confiables, ponen la fecha de nacimiento de Víctor como el 26 de julio de 1890, lo que concuerda con datos del censo de 1901, del 31 de marzo, donde figura como alguien de 10 años de edad. 2, pero otra referencia da el año de nacimiento como 1891. La segunda fuente citada dice que nació en Buenos Aires. De cualquier modo, Geoffrey y Severina no fueron presentes para una foto del clan de Guinness en 1890.[3] Da motivos, si no pruebas contundentes, de la tesis de que por lo menos Severina estaba en Buenos Aires por aquellos días. Dos interrogantes surgen: ¿Los Curutchet se nacionalizaron como argentinos? ¿Cuál fue la nacionalidad de Víctor, al nacer? Robert nació dos o tres años más tarde, en 1893.4. Tenía, según los datos del censo de 1901, ocho años, que parece ser correcto. Un dato que casi nos escapó: los dos varones tienen la fe protestante de le Iglesia de Irlanda. La madre, la cocinera, y la sirvienta, figuran como católicos. Mientras tanto, hay noticias de la carrera de Victor. Del London Gazette, hay la noticia fechada el 23 de diciembre de 1910, de que entre otros cadetes gentlemen, Victor Edward Gwynne Guinness será segundo teniente del Cuerpo de Ingenieros Reales.[5] ¡Vaya, que regalo navideño! De la misma publicación, se ve que el hermano, Robert, fue miembro de los Fusileros Reales, Regimiento de la Ciudad de Londres, en al año 1915.[6] En la página anterior, se ve que logró ser segundo teniente el 17 de febrero del mismo año, después de graduarse del Colegio Militar Real (también mencionado : y llegó a ser teniente en los Fusileros Reales.[7] Quizás se puede perdonar a este hijo de madre de origen francesa por luchar contra los poderes centrales con los aliados ingleses en la primera guerra mundial, pero al caso de Víctor muestra una vocación a favor de un país que necesitaba su ejército principalmente para propósitos imperiales. Regresamos, por un momento, a otro censo, aquel del año 1911. No encontramos el nombre del segundo hijo, Robert Celestin. Solo se halla mencionado Víctor, residente en un pueblo llamado Medway.[8]
.

Intermedio ilustrativo comentado

Las imágenes están por agregar,  discúlpenos. 800px-Wellington_College_South_Front Licencia: Texto en inglés: This file is licensed under the Creative Commons Attribution-Share Alike 2.0 Generic license.  Taken from http://commons.wikimedia.org/wiki/File:Wellington_College_South_Front.jpg, in turn taken from Flickr user RTPeat. Wellington College, Berkshire: Colegio fundado por la reina Victoria, típico para hijos de la gentry.
.

Wellington College Letterhead

Wellington College Letterhead of Early 20th Century, with English Blackletter.

Un alumno en el Colegio Wellington utilizó una hoja con el membrete que se ve arriba, por el año 1910.

Schloss Stolzenfels Postkarte

A collector living in Cologne offers to trade postcards of his city for those of Ireland. He states that Queen Victoria was here while visiting Frederick Wilhelm IV.

Una de las pocas cosas que sabemas de la Señora Guinness, es que coleccionaba postales. Arriba hay un ejemplar de lo que ella hubiera tenido en su colección.  Dice el texto de la tarjeta, en un inglés no gramatical, lo que reflejamos en ésta traducción: Señora, Su dirección me ha sido dado como una coleccionista.  ¿Tendrá interés en intercambiar postales con vistas de Irlanda por unas de Colonia (Cologne) y el Rin?  Este es el castillo donde permaneció la reina Victoria con su príncipe consorte durante una visita al Rey Federico Guillermo IV.  Más abajo, veremos que algún día, los descendientes de los Guinness serán emparentados con  estos reales?

Mucho de su tiempo, Severina pasó en París en un barrio elegante.  Ilustramos parte de membretes de la calle donde ella vivió, el segundo incluye su monograma.  La posición del monograma fue manipulada para mejor visibilidad dentro de esta página.

21 rue Presbourg

The greenish paper was clearly more expensive. The position of the monogram has been edited – it has been moved over to the right.

Robert Celestin Guinness

En Inglaterra, Robert Celestin Guinness, en algún momento que no hemos determinado, se hizo socio de la firma de corredores de la bolsa londinense, Laing and Cruickshank. Está, en un momento futuro, se asociará con un banco francés, el Crédit Lyonnais. Las dos instituciones perderían sus nombres en el futuro, por quiebra, o fusiones. Robert se retiró de Laing and Cruickshank en el 21 de noviembre de 1941. [www.london-gazette.co.uk/issues/35127/pages/1985/page.pdf]. Murió en Merton, Surrey [www.genesreunited.co.uk/search/results/bmdindexeddeaths/guinness/robert], en 1970, sin tener hijos, habiéndose casado en 1929. Según las fuentes, se educó en Wellington College, Berkshire, Inglaterra.
.

Laing & Cruickshank Letterhead of the [19]20's

The list of partners includes R. C. Guinness.

Victor Edward Gwynne Guinness

Hace más de 30 años, se habla de tener oficinas sin papel. Él que aquí escribe habría logrado tener mejor documentación de sus fuentes si todo hubiese sido hecho por investigaciones antes de la época de las computadoras y el Internet. Lamentamos no poder dar referencias a todo lo siguiente, los términos de una búsqueda en Internet fácilmente se pierde, o las mismas palabras, después de una semana, arrojan resultados completamente distintas. Investigadores por Internet, aquí hay un consejo – guarde bien todo que le parece hasta mediocremente interesante. La carrera de Víctor Edward Gwynne Guinness quizás es típicamente ilustrativo de cualquier oficial en el ejército británico. En este caso, se refleje los intereses imperiales de un país. El país sirve como prototipo del curso posible de la vida siguiente. Igual que su hermano menor, Víctor se educó en el Wellington College, pero también asistió en el Colegio Militar Real. Hemos mencionado su ascenso a segundo teniente. También se puede mencionar su ascenso al teniente, el 21 de marzo de 1913. [http://www.london-gazette.co.uk/issues/28704/pages/2236] El sitio, thepeerage.com, lo menciona como un Guinness que luchó en las dos guerras mundiales. Extraño, no menciona a su hermano en sus listas. La vida de un ingeniero militar debe ser algo diferente de la infantería, aunque se pueden encontrar en los mismos lugares. Imaginemos un caso. Un Guinness, teniente, Henry Seymour, estaba en la India entre por lo menos 1880 y 1885, y, por motivos difícil de entender, ingeniero civil ahí. En 1884, luchó en la guerra de Burma. Dos otros Guinness se menciona en el contexto del subcontinente, Charles Wolfran Nugent, y Henry William Newton, también por 1880. Y resulta que hay un famoso colegio militar para ingenieros en Roorkee, que para complicar la búsqueda de los datos relevantes, se encuentra el Libro Guinness de Records Mundiales. Y cuando no se trata de hitos mundiales, se trata de soldados con una cerveza irlandesa reconocida mundial, así que, no resulta fácil encontrar a Víctor entre todo este enmarañamiento. No se habla mucho de esto, pero soldados de la India luchaban en la primera guerra mundial en Francia. Más importante puede ser la contribución de estas fuerzas en Mesopotamia, en el Irak de hoy, para luchar contra los turcos. El caso paralelo para esta historia es otro grupo de la India, los Gurkhas, para ayudar en repeler a los Argentinos de las Malvinas. (Tenemos entendido que hasta había un par de Chinos de Hong Kong.) Esta temida fuerza también se halló en estas tierras desérticas. [http://gillww1.wordpress.com/2012/09/07/26th-gurkha-rifles-in-mesopotamia-1916/]. Hemos encontrado el ejemplo de un soldado que sirvió tanto en la India como en Irak de hoy, aprovechando de un viaje en el buque militar, Coconada. [http://archiver.rootsweb.ancestry.com/th/read/INDIA/2007-11/1195586725 y detalles]. Nada de coco, ni nada, ni español tiene este nombre. Vemos que aun casi 100 años atrás, el gobierno británico tenía sus intereses en Mesopotamia, y específicamente, para el petróleo, y para evitar que los alemanes tuviesen su ferrocarril desde Berlín hasta Bagdad. Uno de los Guinness participó en los debates del parlamento británico sobre este particular, y se ve como fueron los intereses del imperio en este momento. Se ve también que los jeques no fueron tontos, mientras Inglaterra había dejado el patrón oro, mandó el metal noble al desierto.[9] Lo incierto es como viajaban a la India. Hay motivos para pensar que puede haber sido por pasar el Cabo de Buena Esperanza, y de ahí, hasta Mesopotamia,[10] aunque, mirando al globo terráqueo, parece probable que llegasen por la ruta de Canal de Suez, que cortara la distancia entre Londres y Bombay por 44%,[11] salvo si hubiera un impedimento durante la guerra. Concomitantes con los intereses británicos en explotar el petróleo, fueron las luchas de irlandeses para liberarse de la Corona. Como hijo de irlandés, no debe sorprender la presencia de Víctor en alguna actividad en la “Isla Esmeralda”, como se dice en inglés. Hay una referencia al V. E. G. Guinness en una historia de unidades militares, con dudas sobre la veracidad de la información, que indica su presencia en Irlanda (del Norte), como coronel, a partir del 27 de octubre de 1940. Se supone que otro oficial tomó el mando en 1941.[12] Tenemos fuertes razones para creer que Víctor estaba en Irak en 1914 y 1921, y posiblemente 1922, y en la India en 1921 y 1922. Debe haber estado en Irlanda en 1923, así que faltan muchos datos entre este momento, y su retiro en 1945.[13][link!] [www.thepeerage.com ….]

Victor perteneció a una unidad como ésta.

Victor perteneció a una unidad como ésta.

.

El ocaso

Los días tienen su entierro con el ocaso del sol. Menos se habla de su equivalente para los meses, y la revolución de la luna alrededor de la tierra, o de los años, y un momento arbitrario en la circulación terrena alrededor del sol. Algo parecido pasó con el Tortoni, los Guinness de este relato, la Argentina, y el Reino Unido. Geoffrey Gwynne Guinness murió el 10 de mayo de 1923. Severine Macelle Curutchet falleció el 23 de julio de 1923. Celestino Curutchet, padre de Severina, dejó de existir en el año 1925. Mauricio Curutchet pasó al otro mundo en el año siguiente. La familia Curutchet vendió el Tortoni en 1925. El edificio perdió sus días de gloria, y por unos años, fue regenteaba por unos empleados ansiosos de mantener sus fuentes de trabajo. En la política, después de adquirir más territorios como consecuencia de la primera guerra mundial, el Reino Unido abandonó, en 1921, la parte de Irlanda que al principio se conoció como el Estado Libre Irlandesa, o sea, la Republica Irlandesa de hoy.[14] En la Argentina en 1930, derrocó José Félix Uriburu, el gobierno democrático de Hipólito Yrigoyen. Se terminó la época de oro del la ciudad Buenos Aires, y según algunos, la decadencia argentina comenzó en este momento, no con Juan Domingo Perón.
.

Contextos reales y comerciales

No tenemos información que agranda al Sr. Geoffrey Gwynne Guinness, pero de la grandeza de su “clan”, no hay duda. Edward Guinness, el primer conde de Iveagh, estaba en la posición dos del ranking de los hombres más ricos de Gran Bretaña al principio del Siglo Veinte. ¡Que habrá pensado Severina de su pariente![15] Actualmente, la familia vale unas £ 850,000, y este caudal la pone en quinto lugar entre los irlandeses.[16] Atrevidas palabras usa un autor que da una descripción, en inglés, de “una dinastía que se extiende sobre el globo con confianza siempre creciente”. Suena como una conspiración. [17] Hemos visto que luchaban en las colonias, no hemos mencionados sus familiares misioneros del fe protestante, y falta destacar algunos nexos nobles. Philip Alexius Laszlo de Lombos se casó con Lucy Madeleine Guinness, y fue pintor de la aristocracia, presidentes e industriales en toda Europa, Estados Unidos, y hasta la Argentina, donde pintó a una Alvear. La página de Wikipedia en inglés olvida de mencionar que también pinto a Mussolini. Obtuvo un título de nobleza en Hungría, su país natal. Es el cuñado de Geoffrey Guinness. Un “Lady” Brigid Rachel Guinness, ella hija del segundo conde de Iveagh, Rupert Guinness, se casó en 1945 con el príncipe heredero de Prusia, y por lo tanto, tenía el título de Princesa de Prusia. De este matrimonio nacieron unos mellizos, la mujer, Antonia Elizabeth Brigid Louise, consiguió un título de cortesía, Marquesa de Douro, por casamiento con el hijo del octavo duque y duquesa de Wellington. Sus hijos son por lo menos lores y ladies, con los nietos, a su vez, casados con hijos de barones, vizcondes, condes, y condesas. Una Rachel Ursula Isolde Guinness se contrajo matrimonio con Príncipe John Bryant Digby de Mahé. Para aquellos que son aficionados de la prensa amarilla, se podría encontrar un artículo sobre una fiesta con Guinness, y un hijo de Bismarck. Se ve, ¡todas las mejores familias de Europa!
.

Laing & Cruickshank – ¿Más Guinness que L&C?

Es muy posible que el poder económico sea superior a lo que hemos declarado arriba. Un Sr. Frank Laing MacRae fue teniente en el Regimiento de la Ciudad de Londres, vicepresidente del Ferrocarril London, Brighton and South Coast, miembro de la Bolsa desde 1904, y socio en Laing & Cruickshank a partir de 1910.[18] Un Alexander John Cruickshank recibió su promoción al mismo tiempo en 1911 que Victor Guinness.[19] Se ve como todo se conecta en este relato. Años después, esta firma cambió su rubro, parece, para manejar fondos de acaudalados, en inglés, “wealth manager”, y llegó a ser parte de Credit Lyonnais, pero L. & C. fue adquirido por UBS en 2004.[20] Hemos encontrado un nexo conclusivo entre Credit Lyonnais y los Guinness, donde este está dentro de un “holding” de Arnault y Associés, con fondos de Credit Lyonnais, que se encuentra dos “holdings” encima de la marca Dior, que a su vez, otra vez, recibe inversiones del Lyonnais y los Guinness. Se recomienda ver el gráfico de esta interconexión complicada de varias empresas. ¿Quién hubiese pensado que los Guinness tienen algo que ver con Francia?[21]
.

Conclusiones

En este, principalmente un relato sobre familias, es difícil llegar a una conclusión de peso. Dicho esto, se ve que la familia Curutchet hizo su agosto en la Argentina, y una hija formo lazos con Gran Bretaña. Si bien el imperio de los ingleses comenzó a costar demasiado, mantuvo sus lazos con sus colonias perdidas, y por lo menos los angloparlantes andan bien, sin contar las islas menores, como en el Caribe. Los Guinness, a su vez, se casaban entre las familias de distinción de Europa, de tal manera, afianzando su posición como gente de prestigio. Mientras tanto, si bien su antiguo unidad bancaria, Guinness Mahon desapareció, hemos visto como se incrustaron en las finanzas de empresas franceses. Mientras tanto, los países de América Latina parecen preferir tomar distancia de la antigua madre patria, que tiene sus propias dificultades financieras. Argentina y Venezuela, siguiendo el modelo de Cuba, parecen preferir aislarse del mundo, si bien Cuba primero fue abandonado por su protector, la Unión Soviética, que, como Gran Bretaña, mejoró su economía al desembarazarse de sus satélites pocos productivos, sin llorar, (dicho en términos liberales). Los turistas en Buenos Aires pueden ver la calidad de las construcciones de su Edad de Oro. Tales construcciones daban trabajo a artesanos. Los edificios de hoy son cubos sin pretensiones artísticas, si bien, arquitectónicas. La elegancia porteña también se pierde en su gente, en parte, por el delito, en parte, por la moda de las masas. Algunas veces se encuentra una excepción. Esta, sin ganas de decir que es un modelo de lo que este autor buscase, se encuentra en el ejemplo de la futura reina de Holanda, experta en la banca internacional, nacida Máxima Zorreguieta Cerruti, en la Argentina, de padre vasco, no francés, sino español, pero con paralelos obvios con nuestra historia. Únicamente hay que lamentar que el padre no dio ningún monumento de prestigio a su país, y que el matrimonio fue condicionado por los Países Bajos, en contra de las tradiciones de su hija. De una u otra forma, es como otra vuelta de la historia precedente.

La tabla muestra algunas de las personas de interés, desde los principios, con las colonias en las cuales estaban presentes varios miembros del “clan”.  Los mapas no tienen las mismas fronteras que tuvieron en el tiempo pasado, p. ej., hemos usado uno de Irak para Mesopotamia, y La India antes estaba más grande.

.

Partial Guinness Genealogy

A Partial Genealogy of the Guinnesses: From Beer to Bibles, Battles,Baronages, and Better.

Arriba, según el tamaño del texto, se puede ver algunos de los parientes de los Guinness, con copas de cerveza para aquellos en la industria cervecera, un B con dos barras para los banqueros, y una espada para los militares. © 2013 Paul Karl Moeller 2010228-EHNORVляоинз-PKM-20130304 ======== El autor agradecería cualquier aporte sobre la vida de la gente mencionada arriba, es decir, Geoffrey Gwynne, su esposa, y sus hijos.

Notas:

Una bibliografía se encuentra en la versión en idioma inglés de este artículo.

[1] [A. A. Hoehling,   They Sailed into Oblivion,   Nueva York: Ace Books, 1959, 184 – 194.

[2] peerage.com: http://www.thepeerage.com/p30174.htm#i301740, http://www.census.nationalarchives.ie/pages/1901/Dublin/Blackrock/Glenart_Avenue/1314344/

[3] [http://www.royalsocietyofbritishartists.org.uk/files/RBA%20Newsletter%20Spring%202009.pdf]

[4] [thepeerage.com, #301751].

[5] [http://www.london-gazette.co.uk/issues/28455/pages/216/page.pdf]

[6] [http://www.london-gazette.co.uk/issues/29070/pages/1560/page.pdf]

[7] [www.thepeerage.com/p30176.htm].

[8] [http://www.herald.ie/lifestyle/the-guinnesses-1895330.html]

[9] [http://hansard.millbanksystems.com/commons/1922/jul/11/middle-eastern-services, y otros documentos en addtoroni de entre 1923 y 1925.]

[10] [www.dublin-fusiliers.com/battaliions/2-batt/…/2-batt-officers.html1914]

[11] Diccionario Larousse, “Suez”.

[12] [http://www.unithistories.com/officers/Army_officers_G02.html].

[13] a agregar.

[14] [books.google.com/books?id=xijpAAAAIAAJ]

[15] [http://www.herald.ie/lifestyle/the-guinnesses-1895330.html].

[16] [www.therichest.org/nation/sunday-times-richest-people-in-ireland/]

[17] [http://www.turtlebunbury.com/published/published_books/pub_books_kildare.html (A propósito, el libro mencionado fue presentado por el Honorable Desmond Guinness, presidente de una sociedad histórica de Irlanda.].

[18] [http://www.roll-of-honour.com/London/StockExchange.html]

[19] [p. 216 THE LONDON GAZETTE, 10 JANtJAKY, 1911 [sic]]

[20] [http://www.moneymarketing.co.uk/news/ubs-to-take-over-laing-and-cruickshank/94732.article

re UBS: http://www.telegraph.co.uk/finance/2873819/Lyonnais-lines-up-sale-of-Laing-and-Cruickshank.html%5D.

[21] [http://books.google.com/books?id=OOQypY1XlKMC&pg=PA98&lpg=PA98].

Leave a Reply

Please log in using one of these methods to post your comment:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: